Un paseo por el lado cuántico de la vida

 

 icon-quote-left La visión del munforges_fisica_cuánticado que demanda la teoría cuántica no sólo es más extraña de lo que suponemos, sino más extraña de lo que podríamos suponer icon-quote-right 

JBS. Haidane

Hoy voy a hablarte de física cuántica. Quizás te preguntes  qué sé yo de esta disciplina. Pues todo depende de la escala que utilices. Si cierras el foco en los conocimientos académicos, me temo que  ¡NADA!. Pero, sin embargo si abres el diafragma y lo contemplas en términos absolutos, a fe mía,  que sé lo mismo que el reciente Premio Nobel de física o que los investigadores del CERN… es decir ¡NADA!.

Antes de asistir al TEDxMadrid 2014 mi relación con la física cuántica era la misma que tenía Sofía Mazagatos con Vargas Llosa: La seguía de cerca aunque no había leído absolutamente nada de ella  icon-smile-o . Fue en este inspirador evento, donde escuché la charla de Alberto Casas y quedé absolutamente fascinado por esta teoría y sus posibles aplicaciones para la vida y para el aprendizaje (Puedes ver la charla aquí). Al poco tiempo, por puro azar, cayó en mis manos un libro: Desayuno con partículas: La ciencia como nunca antes se ha contado, escrito por  Sonia Fernández Vidal y Francesc Miralles, que terminó de engancharme a la lógica cuántica. Trata el asunto, de manera sencilla y muy didáctica. Cuando terminas el libro, no te quedas satisfecho , haciendo que  te plantees nuevas incógnitas y  tienes más ganas de seguir investigando. Si no sabes que pedir a Papá Noel, desde luego, esta es una buena propuesta.

Te diré que la física cuántica es la rama de la física que describe las leyes por las que se rige el comportamiento de las partas más minúsculas de la naturaleza, como moléculas y átomos, aunque, lamentablemente, sus resultados no son extrapolables a escalas mayores.

Debido a que los científicos han entendido cómo manipular el mundo cuántico: podemos escuchar música en nuestro MP3, consultar el correo electrónico a través de nuestro teléfono móvil, ver pelis en nuestro IPAD o por ejemplo, leer este blog en tu ordenador. Pero también, grandes avances en la medicina como la resonancia magnética y  “radioterapias precisas” que mediante puntos cuánticos marcan las células cancerígenas evitando la destrucción de las células sanas. ¡Una pasada!

Pero no son estas aplicaciones prácticas lo que más me fascina de esta i-lógica, sino, su dimensión teórica. No sé cómo lo ves tú, pero yo la siento como una provocación al sentido común. Un juego loco y disruptivo donde las reglas cambian a cada rato, con infinitos finales delirantes y paradójicos que, además,  ¡se superponen!. Un juego donde tú eres a la vez espectador y protagonista. Es increíble como la teoría más precisa que jamás haya manejado la ciencia, sigue inquietando a quien pretende comprenderla racionalmente. 

 Con todo y con esto, hay algo que no termina de cerrarme en esta teoría. Y es, precisamente, que sólo se explique a nivel molecular o de partículas. Creo que una teoría tan potente y tan fascinante , quizá pueda arrojarnos luz y  ayudarnos a explicar diferentes fenómenos de nuestra realidad  que la mayoría de  ciudadanos no alcanzamos a entender. En un intento por comprender  algunos de estos “pedazos de realidad cotidiana”, me he imaginado como científico cuántico, he dejado volar mi imaginación y he  formulado una hipótesis que arroja evidencias que demuestran que tanto el principio de superposición como el de  Decoherencia  son perfectamente posibles e incluso observable a simple vista en “nuestro mundo”. ¡Vente conmigo que te lo enseño!

En nuestra realidad,  puedes estar vivo o muerto, cuando te encuentras ante una bifurcación puedes elegir entre ir por el camino de la izquierda o por el de la derecha, eres inocente o culpable, me vais pillando ¿no?. Sin embargo, en el mundo cuántico, todas las posibilidades existen en al mismo tiempo. Si hay dos caminos que puedes recorrer los recorrerás los dos, no uno u otro, sino ambos a la vez. Las cosas pueden estar en dos sitios a la vez o de las dos maneras. Esto se llama superposición de estados. Cuando una partícula se encuentra en superposición de estados no tiene una posición definida y es sólo al observarlo, cuando se materializa en una. A esto se se llama principio de decoherencia.

Voy a ponerte un supuesto para argumentar mi hipótesis.

Tomemos al azar  un “sujeto”  a la que llamaremos “Cristina”. A este sujeto le vamos a  poner en relación, por poner un ejemplo tonto, a la “comisión de un delito”.

En nuestro mundo, “Cristina” sería, realmente ,“inocente” o “culpable” (¡de lo que sea, da igual!… de corrupción y malversación de fondos públicos… ¡por decir algo!). Haciendo un esfuerzo de imaginación pongamos que se demuestra que es “culpable”.

¡Pues no señor!, según la lógica cuántica esta señora es también “inocente” al 50%. Es como si viviese en un estado de “inocencia” y “culpabilidad” simultáneamente. Esto es, lo que en física cuántica se llama “colapso de estados” y  que aquí en nuestro mund0 creo que llamamos “presunta inocencia” y no tanto “presunta culpabilidad” , aunque la experiencia nos indica que normalmente en este estado y en este tipo de supuestos, se está más cerca de ser culpable que inocente.

Por lo tanto, para que no nos perdamos, tenemos  que “Cristina” es a la vez “culpable” e “inocente” en estados superpuestos. Por lo que, no se la podría acusar, porque , realmente“ha cometido el delito” pero “no lo ha cometido”. ¿Me vas siguiendo? De momento vemos que mi hipótesis no es tan descabellada.

En el mundo cuántico, por tanto,  no se la podría condenar, sería una paradoja. Sin embargo, en nuestro mundo… ¡Tampoco!.

Sé que es difícil de imaginar, pero te pido un esfuerzo. ¿Cuándo se demuestra, realmente, que “Cristina” es “culpable”?¡Cuando se observa el delito!

Mientras no se observe “Cristina” , realmente, seguirá siendo “inocente” y “culpable” a la vez… Esto, en el “mundo cuántico” se llama “Decoherencia” y en este se llama “Incoherencia”… A qué ya lo vas pillando!!!.

Por este motivo, es muy importante que estas realidades no se observen, ya que estos experimentos sólo funcionan en ambientes muy controlados, vigilados, libres de otras partículas que puedan contagiar el proceso. A decenas de metros debajo del suelo, donde las moléculas puedan campar a sus anchas sin ser molestadas, para no perturbar su libre albedrío. No vaya a ser que al observarlas provoquemos que se “colapsen” en un estado “que no convenga”.

Pero esto no es todo amigos!, todavía queda lo más fascinante del asunto. ¿Quién tiene la responsabilidad de que “Cristina” se colapse, por poner un ejemplo, en “culpable”?, ¿la propia “Cristina”? que no sabemos si cometió el delito o no lo cometió… ¡No!…

¡Piensa un poco!… Efectivamenteeeeeee!!!!… EL OBSERVADOR.

El observador, es, realmente, quien por haber observado el delito, es el responsable de que “Cristina” sea considerada “culpable”. Como en las novelas de Agatha Christie el mayordomo siempre es el asesino. Si “El observador” no hubiese observado, “Cristina” seguiría siendo  eternamente “inocente” y “culpable” de manera superpuesta (“sobreseída” creo que se llama aquí).

Ya sé que esto es una ida de olla y que es muy difícil imaginar en nuestra realidad cotidiana un caso similar. Aunque ya tenemos ordenadores cuánticos trabajando en universos atómicos operando en “qubits” en superposición de 0 y 1 y capaces de realizar operaciones simultáneas superpuestas….. Antes veras pasar un camello por el ojo de una aguja que a nuestra “Cristina” declarada “Culpable”.

 

firmablogtranss

sitehagustadopcomparte

¿Te ha gustado el post?
¡SUSCRÍBETE y recibe nuestra NEWSLETTER con las novedades del blog y contenidos exclusivos!
The following two tabs change content below.
Víctor Manuel Blanco Gijón

Víctor Manuel Blanco Gijón

Diseño de Estrategias Educativas at eduhackers.org
Aprendiz de bloguero y apasionado de la educación. Mi misión es diseñar experiencias para que la gente aprenda lo que quiera aprender. Me encanta investigar sobre tecnologías vinculadas a nuevas formas de aprender y enseñar. Siempre en "fase Beta", disfruto experimentando. El "fracaso" no está en mi diccionario y contemplo mis errores como oportunidades de aprendizaje ;-)
Creative Commons License
Un paseo por el lado cuántico de la vida by Víctor Manuel Blanco Gijón is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 Internacional


  • http://comunicaciondesarrollohumanoyempleo.blogspot.com.es/ Delfina García

    Muy interesante perspectiva Víctor. Que me hace preguntarme si la física cuántica podría aplicarse a la Poesía… Uhmmm. Lo meditaré. Un abrazo

    • http://www.eduhackers.org/ Víctor M. Blanco

      Je,je 😉 seguro que si, Delfina!. Abrazo fuerte!

  • isa

    Muy bueno!! la magia existe XD

    • http://www.eduhackers.org/ Víctor M. Blanco

      ¡Gracias Isa!, yo también lo creo 😉

  • Ritika Dospuntocero

    Jajaja genial! Gracias. Por cierto muy interesante eso de la educación invisible del otro post 😉

    • http://www.eduhackers.org/ Víctor M. Blanco

      Me alegro que te haya gustado ritika 😉 . Si te interesa lo de la educación invisible no dejes de leer el libro de Cobo y Moravec, es muy bueno!. Fuerte abrazo!